julio 17, 2009

¿Que nos diréis sobre el Matrimonio, Maestro?

Y esta fué su respuesta:
Nacisteis juntos y juntos permaneceréis para siempre.
Estaréis juntos cuando las blancas alas de la muerte esparzan vuestros días.
Y también en la memoria silenciosa de Dios estaréis entre vosotros.
Amaos con devoción, pero no hagaís del amor una atadura.
Haced del amor un mar móvil entre las orillas de vuestras almas.
Llenaos uno al otro vuestras copas, pero no comáis del mismo trozo.
Cantad y bailad juntos, y estad alegres, pero que cada uno de vosotros sea independiente.
Las cuerdas de un laúd están separadas aunque vibren con la misma música.
Dad vuestro corazón, pero no para que vuestro compañero se adueñe de él.
Porque sólo la mano de la Vida puede contener los corazones.
Y permaneced juntos, pero no demasiado juntos.
Porque los pilares sostienen el templo, pero están separados.
Y ni el roble crece bajo la sombra del ciprés ni el ciprés bajo la del roble.
Khalil Gibrán
(del libro EL PROFETA)
Poeta libánes nacido en 1883 en Bcherri, Líbano, nieto de un sacerdote, emigró a los Estados Unidos y conoció la hondura del dolor por la pérdida de sus seres queridos por la intransigencia prepotente de las autoridades religiosas, escribió su obra enárabe, aunque dejó algunos textos en inglés. Hoy su tumba es lugar de peregrinación, de todos los que creen posible la realización de la utopía de una sociedad pacífica e idilíca, plena de amor y transida de una perpetua felicidad