abril 05, 2010

Doctor Hamilton Naki, un ejemplo de humildad y perseverancia

La historia de este ciudadano ejemplar, llegó a mi correo y con todo el placer reproduzco en mi blog, como un sencillo homenaje a un maravilloso y cautivante ejemplo de vida, a pesar de las adversidades e injusticias, prevaleció su coraje, determinación y las ganas de ser útil a la humanidad, sin esperar recompensas. Bien dijo la Madre Teresa de Calcuta "Quien no vive para servir, no sirve para vivir".
Hamilton Naki, que murió el 29 de mayo a los 78 años, empezó de jardinero en la Universidad de Ciudad del Cabo. Luego limpió las jaulas del Departamento Médico y, más adelante, trabajó como anestesista de animales. Lo más importante es que su destreza hizo posible el primer trasplante de corazón humano.
La muerte de Hamilton Naki, condenado durante casi cuatro décadas al anonimato por su condición de negro, nos recuerda uno de los episodios más vergonzosos de la medicina moderna.
En la Sudáfrica racista del apartheid, donde se establecían diferencias en el sistema jurídico en función del color de la piel, fue Christian Barnard -sudafricano blanco- quien en 1967 recibió todos los honores por llevar a cabo el primer trasplante de un corazón humano. Pero fue también Naki, el humilde autostopista, quien aquella noche hizo posible lo que durante siglos había supuesto un reto imposible para la medicina. UN HÉROE OLVIDADO, QUIEN FUE EL DR. NAKI?....
Hamilton Naki, un sudafricano negro de 78 años, murió a finales de mayo del 2005.
La noticia no figuró en los diarios, pero la historia de él es una de las más extraordinarias del siglo XX.
El cine lo bautizo como “El cirujano clandestino “
Naki era un gran cirujano. Fue él quien retiró del cuerpo de la dadora el corazón para ser transplantado en el pecho de Louis Washkanky en 1967, en la ciudad del Cabo, en África del Sur, en la primera operación de transplante cardíaco humano con buen resultado.
Es un trabajo delicadísimo. El corazón donado tiene que ser retirado y preservado con el máximo cuidado.
Naki era tal vez el segundo hombre más importante del equipo que hizo el primer transplante cardíaco de la historia. Pero no podía aparecer porque era negro en el país del apartheid.
El cirujano-jefe del grupo, el blanco Christiaan Barnard, se transformó en una celebridad instantánea. Pero Hamilton Naki no podía salir en las fotografías del equipo.
Cuando apareció en una, por descuido, el hospital informó que era un empleado del servicio de limpieza. Naki usaba chaleco y máscara, pero jamás estudió medicina o cirugía.
Había abandonado la escuela a los 14 años. Era jardinero en la Escuela de Medicina de la Ciudad del Cabo. Pero aprendía de prisa y era curioso.
Cambió e hizo toda la clínica quirúrgica de la escuela, donde los médicos blancos practicaban las técnicas de transplantes en perros y cerdos Comenzó limpiando los chiqueros.
Aprendió cirugía presenciando experiencias con animales. Se transformó en un cirujano excepcional, a tal punto que Barnard lo requirió para su equipo.
Era un quiebre para las leyes sudafricanas. Naki, negro, no podía operar pacientes ni tocar sangre de blancos. Pero el hospital hizo una excepción para él. Se transformó en un cirujano... pero clandestino Era el mejor.
Daba clases a los estudiantes blancos, pero ganaba salario de técnico de laboratorio, el máximo que el hospital podía pagar a un negro Hamilton Naki enseñó cirugía 40 años y se retiró con una pensión de jardinero, de 275 dólares por mes.
Pero eso no le importó. El siguió estudiando y dando lo mejor de sí, pese a su discriminación
Después que el apartheid acabó, ganó una condecoración y un diploma de médico honoris causa.
Nunca reclamó por las injusticias que sufrió en su vida entera.
Pese a su clandestinidad y discriminación Jamás dejó de dar lo mejor de sí... Su pasión por ayudar a vivir....

4 comentarios:

Antonio dijo...

Hola amiga Circe. Interesante historia, que ya conocía, pero que me sigue impresionando cuando uno ve como un sujeto antepone su vocación al propio reconocimiento social. Eso es entrega sin contraprestación, eso es altruismo desinteresado.
Un beso y espero que todo vaya bien. Últimamente no nos prodigamos en la comunicación y ando preocupado por las cosas que pasan en tu país.

El Gaucho Santillán dijo...

Conocìa la historia. En internet se encuentra gente que opina en contrario. Dicen que no estuvo en responsabilidad de nada.

Nunca sabremos toda la verdad.

Un abrazo.

Belkis dijo...

Ya conocía la historia del Dr. Naki. Ejemplo de nobleza, dedicación, entrega y altruismo total. Para mi, un GRAN HOMBRE.
Que alegría me da saber de ti. Siempre es un placer.
Yo, al igual que Antonio estoy muy preocupada por lo que ocurre en tu país. No vislumbro mejoría.
Muchos besos amiga

Rochitas dijo...

Ay circe me hizo pensar en claudio. Vivio para el sevicio desinteresado y ese ida + ida + ida, lo fue matando. Claudio mi ex, amiga. El que partió el mismo día que el maestro Salinger...