julio 03, 2010

¿Que es la felicidad?

Esta es la pregunta que nos hacemos muchos, y quizás no sabemos como responderla. Acaso está en el tener todas nuestras necesidades cubiertas? Ycon ello me refiero a cubrir todos los aspectos, materiales, económicos, cognitivos, sentimentales, familiares, espirituales y emocionales. O será que nunca tendremos el balance perfecto, siempre nos sobra o nos falta algo que nos complemente.

Conozco todo tipo de personas, un universo extenso y amplio, cercanos y lejanos y todos absolutamente todos, de alguna manera, se hacen esa pregunta. Serán nuestros propios temores, la falta de comunicación, la pérdida de la ilusión, el no poder tener lo que deseamos, el no aceptarnos,  el no pertenecernos, la falta de cariño, la falta de libertad, lo que nos agobia y no nos permite ver las situaciones y la vida desde otras perspectivas?

A veces cuando alguien se nos acerca con alguna circunstancia que le impide estar bien, siempre tenemos la varita mágica de la palabra para decir, ´'de que te quejas si tienes esto y lo otro,'' somos tan buenos para ver las bondades del otro, desde nuestras propias carencias.  Probablemente nuestros estados emocionales tienen demasiada influencia en ver objetivamente los hechos de la vida, además desde nuestras propias vivencias forjamos actitudes que nos permiten ver las situaciones desde nuestra propia óptica y eso no nos permite ser lo suficientemente amplios.

Muchas veces, desde lo que anhelamos, lo que hacemos, es no sentir, no pensar, sólo avanzar, seguir en la busqueda a pesar de conseguir y cumplir con nuestras metas, siempre existe un más allá que nos impide disfrutar de los logros alcanzados. Vivimos con demasiada prisa, queremos alcanzar demasiadas cosas, complacer a otros, o en su defecto estar a la defensiva para mantenernos en nuestra propia esencia,  nosotros mismos atentamos con nuestros exitos, a vivir en armonía y sobre todo tener esa paz interior que nos lleve a un estado de felicidad plena.

Ahora que la tecnología está al alcance de muchos, porque este beneficio no llega a todos, en vez de capitalizarlo, pareciera que se pone en contra nuestra, por ejemplo, cuando dejo el móvil en mi casa, me siento tranquila, ya que muchas de las llamadas o mensajes que recibo son para recordarme que tengo pendientes, o me interrumpe un buen rato familiar, o una amena conversación con alguna amistad o simplemente un rato de descanso. No quiero satanizarlo, ni decir que estoy en contra de los avances, sólo que los incorporamos en nuestra vida de una manera que parece un tumor que a veces crece sin control.

Tener un sentido propio en la vida, y no lo que nos orientan, o lo que nos sugieren los medios o el deber ser impuesto por las directrices propias de la sociedad,  puede encaminarnos a relacionarnos mejor con nostros mismos. Tomarnos el tiempo necesario para hacer lo que realmente queremos, un sentido de libertad de ser y hacer todo a nuestro ritmo quizás permite sanear un poco nuestros agobios.

No digo que seamos infelices, ni que todos tengamos que ser felices en todo momento a pesar de las circunstancias, es un asunto de tener tranquilidad, el disfrutarnos, ver con complacencia y plenitud lo que tenemos a nuestro alrededor y sentir ese bienestar que nos hace sentir que estamos en este mundo para hacer bien nuestra tarea de vivir.

Tenemos el derecho propio a vivir nuestras tristezas, nuestras nostalgias y también nuestras pérdidas, en el afán de no permitirnos tener nuestros ratos vulnerables tambien conspiran con nuestra armonía. Nuestras propias exigencias a veces nos roban y nos confunden en nuestras prioridades. No es por ponerme metafísica, pero tambien en cultivar nuestra parte espiritual, el tener fé en algo o en alguien, en brindarnos momentos de reflexión y retrospectiva, sin la autocritíca, podríamos obtener buenos beneficios que redundan en estupendo aspectos para nosotros y por ende en el arte de relacionarnos mejor con el mundo que nos rodea. 

Toda esta reflexión tambien me lleva a manifestar que cada uno es un mundo lleno de difrencias, lo que es bueno para mí a lo mejor es malo para otros, pero en el respeto a la vida del otro, a la consideración, también lo será para nosotros. La naturaleza humana, es amplia, dinámica, evolutiva y contradictoria y en ese contexto nos desenvolvemos, muchas veces no podemos protegernos del mundo circundante.

Y dicho esto, dejo estas palabras de mi querido Jorge Luis Borges, un ser que dentro de su brillantez, se caracterizó por ser no precisamente muy feliz: "Ya no seré feliz. Tal vez no importa. Hay tantas otras cosas en el mundo". 

5 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

No adhiero a Borges, pero dijo que la "felicidad, son momentos". En eso, tenìa razòn.

En lo demàs no. (pero no es para discutir acà)

Un abrazo. Bien escrito.

Circe La Hechicera dijo...

Como lo dijo el Gauchito citando a Borges, "Felicidad son momentos" y hoy tuve dos momentos felices: Cuando vi la cara de angustia de Maradona, con el resultado que tooodos sabemos; y cuando ganó España.... y Olé!!!!! Que viva España!!

Rochitas dijo...

un instante cualquiera es más profundo y diverso que el mar...
la vida es corta pero las horas son tan largas...
una oscura maravilla nos acecha, la muerte
ese otro mar, esa otra flecha
que nos libra del sol de la luna y del amor...

Esas lineas leía Roch que además pertenecen a su poema favorito desde los 11, cuando a 1500 KM Claudio partía...
Tres dias antes de que yo llegara a Bariloche.

Digale al gaucho que no adhiere, que venga a mis laberintos y espejos!!! y se dará cuenta como se suma al clan.
La felicidad es el centro el eje, la paz con uno, el final del laberinto y de la cinelandia mental contra la que luchamos todos los geminianos ;)

Rodrigo Malaventura dijo...

Mis momentos de felicidad, mi Señora, están en tener un objetivo, y llegar a alcanzarlo,... los soldados españoles decimos que no esperamos más recompensa que la satisfacción del deber cumplido.

Gestos de busqueda de la felicidad variados.

Belkis dijo...

La felicidad para mi es un estado mental Circe. Efectivamente cada persona tiene su propio concepto y su propio esquema. Lo que es un bueno para uno, no necesariamente lo es para otro. Importante es conocernos, ver nuestro interior, entender que todo radica dentro de nosotros y que somos los únicos responsables de la actitud con que afrontamos las ocsas que nos llegan. ´
Estupenda reflexión amiga.
Recibe un abrazo