agosto 09, 2009

Hastío

Hoy siento que la vida se ha detenido, y no encuentro manera, ni forma de hacerla andar. El tiempo ha pasado como una fuerza inmanente, donde el ayer no tuvo la energía suficiente para sustentar el presente. He desgastado mi ánimo en hacer causas ajenas como propias pero el fruto de tales acciones, no representa ningún alimento.
Mi sitio de luces, se ha puesto lúgubre. Las luchas en mis batallas, que han llegado a mi sin provocarlo, me han herido, la sangre se derrama y en su recorrido consume las esperanzas. Caigo al fondo de mis propias consecuencias, de mi incertidumbre, mi espirítu fuerte, se ha convertido en un puño de hilachas que se desintegran al menor suspiro.
Haciendo el inventario de los hechos y circunstancias, veo que he reunido muchos trofeos, esos objetos inanimados están ahí para que lleven polvo, pero que su utilidad es una discutible. Mi alma, que atesoro, hoy está fatigada, está en un limbo, es un estado suspendido; mi pensamiento se arrebata con inquietudes para las cuales no encuentro la respuesta esperada.
He estado equivocada, construyendo mundos ficticios que se destruyen por alegorías de la realidad. He sido apoyo y consuelo de tantos, pero en el camino de la tristeza que recorro hoy, la lluvia ha desperdigado cualquiera que pueda tenderme su mano. Mis ojos buscan, y no ven, la ceguera del afecto me impide aclarar imágenes. Mis brazos buscan y no encuentran, tengo una parálisis que no deja abrirlos.
En nombre de la paz, me he defendido, he peleado en nombre de la justicia, mi pasión ha quedado reducida a un despojo. La fé, mi credo se sienten vulnerados, a donde fueron las enseñanzas de los profetas?... han desaparecido frente a mis protestas, como una rebeldía adolescente, espero sea efímero y que a la luz de la madurez, recapaciten.
Tengo hambre, tengo sed, pero el alimento y el vital líquido, no llegan, quizás desnutrida, pueda sembrar un brote de sabiduría. Mi esencia, me impide tener dependencias, quizás he sido soberbia y por eso he sido convertido en soledad mi destino. He tenido muchos sentidos en mi vida, pero en este momento, no levantan sus significados. Es la ilusión que ha tomado una licencia.
Mañana, si no llueve, saldrá nuevamente el sol.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

A donde fueron las enseñanzas de los profetas?.... A veces la fé, sufre los embates de las cosas que nos duele aceptar. La fé, sufre, es lastimada pero ella misma sana sus heridas, como tu sanarás las tuyas.

SÍSIFA dijo...

Hoy tu esperanza sufre un malestar pasajero, más creo en la inmortalidad de tu esperanza. No hace mucho que te "conozco", que te leo, pero percibo que sos muy fuerte y que tu alma está construida con materiales nobles, capaces de resistir los embates del tiempo y las adversidades. Siempre sale el sol, incluso para los que, como yo, vivimos en la tierra de las sombras de la depresión. Pero basta de retórica y pongámonos el delantal. Lo prometido: Budín de pan, dulce de leche y coco rallado.
¿Se consigue el dulce de leche por allá? Sino, es muy fácil hacerlo en casa, el único peligro es que se corte, pero para el budín, sirve igual. El secreto es poner por cada parte de azúcar, tres partes de leche, así, ponés en una olla grande (un caldero de bruja va perfecto)un kilo de azúcar con tres litros de leche, cáscara de naranja y unas gotas de vainilla, durante aproximadamente cuatro horas, y listo. Mi receta lleva medio kilo de dulce de leche, 150 0 200 gramos de pan, una taza de coco rallado, un litro de leche, 750 gr. de azúcar, ocho huevos.Con la mitad del azúcar, acaramelás un molde, mientras dejás el pan remojándose en la leche. Después, simplemente mezclás todos los ingredientes y batís hasta que estén bien integrados, lo volcás en el molde, (tratá de que el azúcar quemado lo cubra en su totalidad, hasta la base, para que resulte sencillo desmoldarlo) y al horno fuerte durante una hora. Si sos tan dulcera como yo, lo podés decorar con dulce de leche y coco, también podés agregarle a la mezcla, antes de hornearlo, media taza de café con dos claras batidas a punto de nieve, sale espectacular. Bueno, espero que te guste, amiga hechicera; ante cualquier duda, ya sabés donde estoy. Un gran abrazo.

Circe La Hechicera dijo...

Sísifa, que alegría verte, gracias por tus palabras, que reconfortan cuando,una está ahí tirada, viendo como el tiempo se desgasta. Es cierto, lo que dices, siempre sale el sol. Mi esperanza, a veces se cansa, pero luego viene y se reinventa, y ahi seguimos. Ese budín, está para devorarlo de sólo pensarlo, como vivo en un país tropical, sabes que el coco, es una debilidad. Aqui tenemos dulce de leche (pero gracias por decir como se hace, es un tesoro) le llamamos arequipe, como en Colombia, (los argentinos piensan que son los creadores y una vez vi, una graciosa discusión sobre ese tema) pero mi duda es sobre el tipo de pan, dime cual es, que yo tengo una vecina argentina y me lo sabrá traducir al venezolano. Tienes razón, tengo un caldero de bruja, donde a más de uno, le he hechizado con algún conjuro, pero soy todavía aprendiz y aunque me equivoco, sigo intentándolo. Abrazos

SÍSIFA dijo...

Querida Circe, lo de estar por ahí tirada dejámelo a mí, que hace seis años que estoy en la cama, con mis libros, la computadora y la desesperación. ¿Tendrías algún hechizo que me anime?
Me hubiera encantado ser bruja, y también inventar el dulce de leche. No sé de dónde proviene en realidad, pero no de China, aunque ellos inventaron todo lo demás. Es curioso porque la receta viene de mi bisabuela, que era holandesa. ¿Viste lo blanca que soy? Lo que pasa es que al budín de pan lo podés hacer perfectamente sin dulce de leche, en su lugar, le podés poner pasas de uva, aunque en mi opinión, no es lo mismo. Con respecto al pan, tradicionalmente se hace con pan oreado, pero te aseguro, pues lo he hecho cientos de veces, que cualquier masa viene bien, lo he hecho con bizcochos con grasa, con
pan de salvado, hasta con vainillas. Si te gusta más bien tipo flan, le ponés menos pan. El único secreto es desmenuzarlo bien, primero con los dedos y después con la batidora. Yo suelo dejarlo en remojo toda la noche, para que se ablande bien. No existe la menor posibilidad de que falles.
Me encantó el nombre arequipe, suena precioso.
Un abrazo vencedor de la distancia y el tiempo, que transforme el allá en aquí, y el nunca, en hoy y siempre.

Circe La Hechicera dijo...

Quisiera tener el hechizo perfecto, para aniquilar esa tristeza y devolver la paz a tu alma, pero mientras lo encuentro, volemos juntas, para ver si en este universo virtual aparece un bálsamo para tu corazón herido. Gracias por tus "detalles técnicos". Abrazos

Melan dijo...

No sabía que nos unía la misma profesión y por esta entrada se nota más aún. Yo tengo una parecida, no tan buena como la tuya estoy segura...pero hace que me pregunte...¿por qué daña y desnutre tanto al ser humano la búsqueda de la justicia? O sólo nos ocurre a algunos? Acabo de sumarme para seguirte. Qué coincidencia de dolores...Un abrazo. Melan.

Circe La Hechicera dijo...

Hola Melan, te sigo desde hace mucho tiempo en tu vida y obra, que me recrea todos esos libros que alguna vez leí, pero sobre todo los que no he podido leer. No sólo nos une la profesión, sino el sentimiento de haber pérdido el fruto de nuestras entrañas, con salvadas diferencias, pero dolor de madre al fin, estuve leyendo y no encuentro más que una profunda admiración de tu fuerza de voluntad, esa que nos ayuda a seguir a pesar de nuestra vital pérdida. Recibe un gran abrazo de mi parte y me siento muy honrada por tu visita. Nos seguiremos viendo.