septiembre 22, 2009

Mujer, artesana de la pobreza

(El texto que publico, es un resumen de un material que me han solicitado para un proyecto, no he querido profundizar en detalles, porque me parece que es redundar en lo expuesto, es mi visión sobre el tema,)
Este título puede crispar sensibilidades, pero dentro del contexto del que nos queremos ocupar, hablamos de la mujer pobre, pobrísima en oportunidades, en conocimiento, en formación, en afecto, en igualdad, en salud, en dignidad, en riqueza,. La vida de la mayoría de estas mujeres quedan cercenadas al momento de ser madres en su casi infancia, tienen sujetos bajo su responsabilidad, una responsabilidad, mal entendida, porque que tipo de vida puede ofrecer este estilo de madre a su descendencia?. No hay que ahondar en características, porque las conocemos hasta la saciedad. Con esta carga, ya su vida queda limitada y sus hijos predestinados a una vida miserable. Sus pocas posibilidades de desarrollarse y entrar en la dinámica de los tiempos modernos quedan aniquiladas o postergadas, en el mejor de los casos, ahí queda, sola y a su suerte, dentro de su círculo vicioso que pasará de unas generaciones a otras, porque no conocen otras experiencias como referencia. No tiene acceso a la educación, a los alimentos, a la vivienda, a la recreación,a la tecnología, quedando aislada y vulnerada en su realidad oscura y violenta. Y que hacemos?, cual ha sido nuestra respuesta?
Ya basta, de profundizar en causas estructurales, en estudios y análisis casuísticos; de buscar los millones de indicadores, de los diagnósticos, de entregar culpas a las políticas de estado ineficientes e inexistentes, un aparato demasiado burocratizado para dar respuestas oportunas, donde las promesas aparecen en los momentos electorales para justificar el mandato de turno y las intenciones desaparecen cuando cada quien ya se ha adueñado de los puestos en beneficio propio y de las dádivas que hay que resignar al pago del apoyo político. Ya hemos comprobado, que los que manejan al Estado, tienes otros intereses Es hora de cambios, romper el paradigma del estado paterfamilias, la sociedad civil debe hacer más que una toma de conciencia, es dejar de quejarnos y perseguir una mejor calidad de vida de todos los ciudadanos y una existencia digna, es un asunto de que nos involucra a todos.
Podemos revisar otras alternativas, no podemos seguir esperando respuestas de las autoridades, mientras la problemática crece y las soluciones no llegan, hasta el punto que estamos en una emergencia mundial por la pobreza extrema y la falta de alimentos, entre otras circunstancias. Quizás parte de la respuesta la encontramos en nosotros mismos, en unir voluntades, en los consorcios y empresas privadas, las organizaciones de desarrollo social, que si les duele el dinero y son eficiente y eficaces y no quieren crear dependencias entre los interlocutores. Así como nos asociamos para construir viviendas, vias de comunicación, etc., hagamos consorcios sociales de capital mixto. La inversión social no se mide con utilidades, ni rentabilidad, sino en el impacto, el impacto humano, de cuantos sujetos son beneficiados y la ganancia está a la vista, ganamos todos, porque se eleva la calidad de vida., en función al recurso que no puede ser renovable: El ser humano.
Finalmente, no son propuestas, de esas existen millones, es acción, compromiso. Las mujeres como generadoras de vida, ni pueden seguir en la tortuosa espera, es tratar de recomponer una deuda histórica, refinanciarla y abonar a la mora., Aquellas que necesitan educación, formación, valores, amor, ser productivas, que sean incluídas y sean restutídos sus derechos universales, para satisfacer sus necesidades y las de los suyos, un entorno amigable que no atente contra ellas, sino que las trate en su esencia y como agentes formadoras de voluntades.

7 comentarios:

Cornelivs dijo...

Totalmente de acuerdo, querida Circe.

Basta de palabras: hora es ya de acciones concretas.

Besos...!!!

Antonio dijo...

Yo en este asunto, pienso que la mujer es el mayor transmisor de cultura. Es ella la que, en los países pobres, educa, cuida y transmite a sus hijos los hábitos, costumbres y conductas de su entorno. Lamentablemente está atrapada por una sociedad machista que le hace adoptar y transmitir la cultura de la sumisión (sobre todo en el mundo musulmán). ¿Cómo con seguir que esas sociedades prosperen socialmente? Que sean igualitarias y justas, que la educación y el conocimiento se instauren… Creo que hay muchas gente dentro del sistema gobernante del primer mundo que se enriquece con estas diferencias y que no les interesa cambiar el estatus quo… Como bien dices, no podemos esperar que las autoridades hagan el cambio, no les interesa… ¿Serán las ONG o los colectivos concienciados los que lo potencien?
Un abrazo afectuoso amiga Circe

Enrique Sabaté dijo...

No puede ser más lúcido tu análisis. La solución como dices en nosotros mismos, en nuestra solidaridad y en la conciencia que hemos de tener que él futuro de la humanidad está en garantizar un devenir amable para todos, empezando por facilitar a las mujeres la consecución de su propio camino.

Salud.

Circe La Hechicera dijo...

Gracias por sus valiosas opiniones en la sinopsis que hice sobre la situación de la mujer en cualquier parte del mundo, cuando vive en condiciones muy adversas y la sociedad no le brinda las herramientas de auxilio necesario para que no se convierta, ella y su descendencia en seres irrescatables.
Mi amigo Cornelivs, tus inquietudes sociales te han movido por caminos que hacen de la toma de conciencia, una respuesta ante la indiferencia, has tenido unas mágnificas iniciativas y eso es un grandisimo aporte. Sigamos sumando voluntades, sigamos compartiendo inquietudes. Besos!!!

Querido Antonio: Siempre enriqueciendo con tu gran conocimiento y experiencia, que además lo transmites de una forma genial. Lástima que no vivas aquí, porque, no perdería la oportunidad de sumarte en proyectos, donde serías un aporte muy valioso, de tus escritos lo he capitalizado en mi conocimiento y ha sido un complemento importante para ver las cosas con otra visión. Besos caribeños!!
Enrique, Bienvenido y muy agradecida por tu comentario, me alegra saber que en este mundo bloguero, lleno de muchas aristas, he encontrado, personas como tu, que quieren hacer la diferencia ante las injusticias del mundo. Me encantó tu blog, y espero seguir compartiendo experiencias y enriqueciendome con las iniciativas tuyas y las de otros en otras latitudes. Un gran abrazo!!

Alatriste dijo...

Un drama. Como dices, se acabó ya el momento de las palabras, hay que profundizar en acciones que terminen con tanta pobreza. Hagamos realidad las ideas, para que éstas no se queden en nada. Un beso fuerte, niña y cuídate. A seguir en la lucha.

Claudia Luisa Debelius dijo...

Me ha encantado,porque es una realidad tan grande y tan real,que asusta,pero es así
todos tendríamos que ponernos manos a la obra!
Un beso.

Circe La Hechicera dijo...

Ramón, que dulce!, es así, no podemos quedar inertes ante estas situaciones, yo hago lo que tengo en mis manos y trato de motivar a otros que hagan sus aportes, aunque sientan que no les compete. Besitos!!!

Claudia, me complace que te haya gustado. Efectivamente es una gran y dura realidad, donde todos deberíamos tener iniciativas. Un abrazo!!