septiembre 11, 2009

Vivir con Miedo 11/09

En esta fecha, fué cuando aprendimos a vivir con miedo, nos sorprendimos al ver que somos tan vulnerables, que estamos expuestos al capricho perverso de cualquier venganza como víctimas inocentes e involuntarias. Cualquier lugar es frágil, suceptible de ser tomado para fines de terror. Que el peligro puede llegar de una forma silenciosa y cruel para arrancarnos la vida, la tranquilidad, la armonía y los afectos más entrañables. La mente humana puede fabricar escenarios espeluznantes para justificar atrocidades, que el odio y el amor desenfrenado, mal sembrado, frenético y fanático, nos puede llevar ha hacer actos tan abominables cercenando la existencia de tantos y tantos seres inocentes ajenos a esa realidad y que son involucrados por accidentes del destino. No importó ni credo, ni raza, ni estatus laboral, ni posición social, ni sexo, ni edad, ni la moral, ni la personalidad, ni el aspecto físico, ni el nexo familiar, todos fueron iguales en este momento, quizás en el comunismo de la muerte, donde no hay desigualdades. Quien responde por ellos? Que hacemos con las vidas que quedaron afectadas para siempre por estos hechos?. Y nosotros que podemos hacer? testigos mudos, aterrorizados, impotentes, que nos dejan con esta herida abierta. Hoy los recordamos, no sólo a ellos, a todos, inocentes, mártires, donde las circunstancias los involucró para llevarselos sin misericordia, a todos aquellos que partieron obligados de éste mundo, víctimas de los atentados, oramos por ustedes, pedimos que Dios recompense su partida anticipada de esta tierra.

14 comentarios:

Alatriste dijo...

No se puede vivir con miedo. Ya está bien de tanto terror. No más víctimas inocentes. Hay que luchar por conseguir otra forma de entender las cosas, otra manera de solucionar los conflictos entre los pueblos. Con la palabra ganamos todos. Con las bombas perdemos todos. Un beso y ojalá no haya más muertes sin sentido muy pronto en todo este bello planeta azul.

MauVenom dijo...

Creo que la fatalidad está permanentemente junto a nosotros y sin embargo nos negamos a verla

aquel día no aprendimos a vivir con miedo... nos hicimos conscientes de la vulnerabilidad

yo aprendí a vivir con miedo antes de eso... aunque por momentos lo he olvidado

hoy lo que quiero es vivir sin él aún con la fatalidad presente.

Saludos

Circe La Hechicera dijo...

Mi querido Ramón: tienes mucha razón, pero ya ves, el uso de la palabra al parecer, es algo muy profundo y complicado para algunos y buscan otra vías para hacerse entender. Tenemos que hacer el esfuerzo para que entiendan que no queremos más conflictos. Un abrazo grande

Circe La Hechicera dijo...

Mau, he seguido de puntillas tu blog, que me ha encantado, me ha sorprendido gratamente tu visita, con respecto a lo que dices, todos vivimos con la fatalidad a un lado, pero no podemos hacer de ella una protagonista, el vivir con miedo es algo dificil de controlar, siempre le tememos a algo, pero está ahí dormido, hasta que llega algo que lo detona. Efectivamente, ése día tuvimos conciencia de lo vulnerables que somos. Saludos

Antonio dijo...

En esta fecha, hace 8 años, una parte de la sociedad del primer mundo descubrió el miedo y, para vengarse, lo llevó a otros lares, sin considerar que con el miedo conviven, desde hace muchos años, una gran parte de la humanidad, esa que está olvidada y cohabita con el hambre, la miseria, la guerra y la muerte...
Un saludo afectuoso amiga Circe

SIN CALZÓN dijo...

Imagínate si viviéramos en un eterno retorno.

Azaña Ortega

Circe La Hechicera dijo...

Mi querido Antonio, lamentablemente es así, es un toma y dame de la venganza, quizás por eso somos tan egoistas, nos hace falta mucho madurar aún, resolver los verdaderos problemas y no gastar tanto tiempo y energías en situaciones donde nadie se beneficia y todos perdemos. cariños

Circe La Hechicera dijo...

Bienvenido, Sin Calzón, creo que si vivimos en un retorno, pero no continuo, o quizás focalizado en otras latitudes, esperamos que cosas cómo éstas, no se repitan, en ninguna parte. Y que las otras que existen, cesen. Gracias por tu visita. Saludos!!

J.M. Ojeda dijo...

¡Amiga mía! Ahora cabe preguntarse, de lo que es capaz el ser Humano.
Como muy bien expones en tu articulo, damos eso, miedo.
¿Realmente el ser Humano será Humano algún día?
¡La humanidad es esto…!

Saludos de J.M. Ojeda.
P.D. ¡Como información! Aunque vivo en Catalunya,
soy natural de CARMONA, Un pueblo de Sevilla, Andalucía.

kike rico dijo...

hola circe, mucho tiempo sin escribirnos, y sin saber de ti.
bueno no es muy buena noticia, pero aprovecho para saludarte...

Circe La Hechicera dijo...

Hola J.M., tu reflexión encierra muchas cosas, entiendo que la raza humana es capaz de hacer actos terribles, en eso perdemos la esencia de ser, precisamente eso, humanos. Pero no todos los humanos estamos en esta contienda destructiva, sólo que esos hacen más ruido y los que hacemos cosas mejores, las hacemos en silencio, que paradoja, no? Muchas gracias por tu aclaratoria, Cariños

Circe La Hechicera dijo...

Kike!! he pasado por tu blog a contemplar tus bellas imágenes, he pecado de maleducada en no dejar mi huella, pero sabes que voy a tu lugar con frecuencia y quizás hoy me robe una imagen para mi blog. Besos

Claudia Luisa Debelius dijo...

Somos muchos los que perdimos algo aquel fatídico día,porque independientemente de que en lo personal me afectó por la perdida de un amigo, también perdí la inocencia en pensar que el ser humano,como tal no podía ser tan animal y tan inhumano como para hacer una barbaridad de semejante envergadura.
Me desperté aquel día con infinita tristeza,porque el ser humano desapareció y apareció la bestia humana,con todo lo malo y lo peor que se pueda imaginar.
Desde entonces quiero encontrar un sitio mejor,pero por desgracia......
¡sigo buscando!

Circe La Hechicera dijo...

Definitivamente Claudia, además de la pena que nos produce estas cosas, perdimos la inocencia, pero la esperanza debe seguir con nosotros. Un gran Abrazo