mayo 29, 2011

Limbo

Las preguntas que quedan sin respuestas, te van llevando hacia la incertidumbre, donde lo que no se dice no es mentira, y la verdad oculta no es deshonesto.   Resignarte a veces es un sacrificio que no se sabe si al final valdrá la pena, o el recuento de los daños irá empequeñeciento el resultado de lo esperado. Muchas veces se Está sin Ser y las otras lo contrario, pero no se juntan y eso te va anulando, vistiendo de gris y de disfraces algo que uno desea perpetuarlo. Un vacío que se viste de sonrisa para justificar su nacimiento y una carga de instantes que sumados no llegan ni a momentos. 

Por qué  lo mejor de uno, lo que se te desborda, lo que quieres entregar lleno de maravillas, flores y música,   las buenas intenciones, el sentimiento más puro, el desinterés, queda reducido a una mueca cuando las promesas  no se cumplen, cuando las ilusiones se  van marchitando, cuando nada sucede en tu tiempo, cuando la compañia es un hecho conveniente,   cuando la voluntad se ve condicionada constantemente, no solamente por las circunstancias, cuando no sabes a que aternerte y el tiempo lo desgasta. No importa el estilo, la forma ni el modo, ni el lugar, ni la persona,  ni el momento, pero en su esencia, por que esta historia se repite.... 

2 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

El secreto, es mantenerse ilusionado, amiga.

Debemos ilusionarnos en defensa propia.

Un abrazo.

Rochitas dijo...

Muchas veces se Está sin Ser y las otras lo contrario, pero no se juntan y eso te va anulando...
cuando nada sucede en tu tiempo...

CREO QUE EL TEMA ES UNO. LO INCIERTO DE UN PRESENTE LEJANO.